07 noviembre 2013

Hasta 50 por ciento de jóvenes presentan embarazos tempranos

A diario 20 mil niñas menores de 18 años dan a luz en países en desarrollo; en su mayoría son jóvenes que viven en áreas rurales empobrecidas y con una educación deficiente, que después del parto verán aún más limitadas sus posibilidades de desarrollo, dijo hoy el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

En su informe “Estado mundial de la población 2013: Maternidad en la niñez. Enfrentar el reto del embarazo en adolescentes” –presentado en Colombia–, la instancia de la ONU subrayó que este grave problema de salud pública afecta a entre el 20 y 50 por ciento de las jóvenes en los países pobres.

En promedio el 19 por ciento de las jóvenes en esas naciones presentan embarazos antes de los 18 años, y de seguir la misma tendencia lejos de disminuir la incidencia podría aumentar, ya que actualmente hay 580 millones de niñas y adolescentes en el mundo y cuatro de cada cinco viven en países en desarrollo.

Las altas cifras son en gran medida consecuencia de la persistente práctica de los matrimonios forzosos entre las menores de edad y personas mayores, la violencia y coacción sexual, las políticas nacionales que restringen el acceso a anticonceptivos, y la falta de educación sexual.

Se debe considerar –advirtió el UNFPA– que la cifra de embarazos en jóvenes es mayor al número de partos registrados, pues no todos llegan a término.

No obstante se advierte que 2 millones de los 7.3 millones de partos en adolescentes corresponden a menores de 15 años, niñas que representan la población juvenil aún más vulnerable, con mayores riesgos de morir durante el parto y que generalmente son “invisibles” para los gobiernos.

En ese sentido, el UNFPA criticó que muchos países prevengan el embarazo en adolescentes con medidas orientadas a modificar el comportamiento de las niñas, responsabilizándolas de no prevenir la gestación, pues “una intervención, sea campaña publicitaria o programa de distribución de preservativos, es irrelevante para una niña que no tiene el poder de tomar ninguna decisión significativa”.

De acuerdo con los datos del informe, África occidental y central registran los porcentajes más altos de partos antes de los 15 años –el 50 por ciento de las menores de 18 años en países como Níger y Chad registran un parto–, mientras que Asia central presenta la cifra más baja en relación con los países en desarrollo.

América Latina (AL) y el Caribe se ubican en la tercera posición; países como Honduras, El Salvador y Guatemala registran que más del 20 por ciento de las jóvenes ya son madres.

Contrario a la disminución de casos en algunas regiones, en AL los partos en menores de 15 años aumentaron; aunque es imposible precisar en qué cantidad, pues las encuestas y estadísticas oficiales sólo reflejan los casos en mayores de esa edad.

México registra la tasa de natalidad más alta en adolescentes de los países miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (64.2 de cada mil nacimientos).

UNFPA también advirtió que los embarazos prematuros traen consecuencias individuales, pero de igual forma derivan en altas tasas de muerte materna y en la práctica de abortos inseguros.

Se estima que 70 mil adolescentes murieron por complicaciones del embarazo y el parto, y se practican alrededor de 3.2 millones de abortos inseguros en esta población.

Por ello el Fondo urgió a los gobiernos a atender los problemas que derivan en gestaciones tempranas, como la pobreza, la desigualdad de género, la discriminación, la falta de acceso a servicios, y las opiniones negativas sobre las niñas y las mujeres.

Propuso crear herramientas de prevención en niñas entre 10 y 14 años, eliminar el matrimonio en menores de 18 años, prevenir la violencia y coacción sexual, y crear recursos globales que permitan mantener a las niñas saludables y seguras.

Además instó a los Estados a proteger todos los Derechos Humanos de esta población; lograr que las niñas asistan a la escuela y permitirles quedarse más tiempo en ella; involucrar en las estrategias a varones y niños; brindar la información en salud sexual y reproductiva adecuada a la edad, y ofrecer servicios de salud para adolescentes.

Fuente: CIMAC

No hay comentarios :

Publicar un comentario