21 noviembre 2013

Redes sociales, ¿espejos de una sociedad sexista?

Por Helen Hernández Hormilla

Lo mismo en las redes sociales de Internet que en las alternativas de conexión inalámbrica creadas de manera espontánea por personas jóvenes en Cuba ante la falta de conectividad, priman las ideologías del machismo hegemónico en el mundo real.

Así lo apuntaron jóvenes profesionales durante la VI Jornada Cubana de Estudios de las Masculinidades, convocada los días 7 y 8 de noviembre en la Editorial de la Mujer y el Pabellón Cuba, en la capital cubana, por la Red Iberoamericana y Africana de Masculinidades (RIAM).

El espacio centró sus propuestas en favorecer la apropiación de estos nuevos medios por parte de activistas de causas como la equidad entre géneros y la cultura de paz, para contrarrestar los mensajes sexistas habituales.

Aunque en Cuba la capacidad de conexión sigue siendo minoritaria, es importante la cantidad de jóvenes presentes en redes como Facebook, sobre todo estudiantes de nivel superior, y resulta útil indagar por sus comportamientos en estos perfiles, como las manifestaciones de las desigualdades de género, advirtió Julio César González Pagés, coordinador de la RIAM.

Pagés describió la actitud ambigua de muchachos, supuestamente comprometidos con la lucha contra la violencia, cuando replican en Facebook fotos y comentarios discriminatorios de las mujeres. En su opinión, esta red "permite ver que, por un lado, están los discursos y por otro los gustos reales".

Las tendencias internacionales apuntan a que los hombres siguen compartiendo mayor cantidad de imágenes sexistas como mujeres exuberantes y semidesnudas, indicó el joven periodista Jesús Muñoz.

El coordinador académico de la Jornada advirtió a SEMlac que no se trata de un problema inherente a las redes sociales en la web, sino que estas funcionan como una plataforma de comunicación esencial para transmitir pensamientos y representaciones marcadas por la identidad de género; por tanto, deben convertirse en objetos de investigación científica.

Una exploración hecha por miembros de la RIAM entre jóvenes universitarios con acceso a Facebook, en busca de futuros temas de análisis e investigación, concluye que una buena parte de los varones reproducen agresividad en estos espacios, sobre todo hacia las mujeres y las masculinidades no tradicionales.

"Descalificativos que se utilizan en los barrios se trasladan a entornos web donde, por ejemplo, se feminiza y acosa a algunos hombres que no siguen la actitud del macho", refiere el comunicador.

Muñoz aclara que, a veces, los usuarios no tienen conciencia del uso irresponsable de la comunicación en las redes y le dan "me gusta" o comparten contenidos sin reflexionar en sus posibles impactos.

Directrices similares aparecen en una red alternativa creada en Cuba de manera espontánea por jóvenes para jugar videojuegos en grupo, pero que ha extendido sus funciones y comparte cualquier tipo de información digital como música, películas, series, videos clips, software, listas de compra-venta y ofrece posibilidades de chatear o hablar por micrófono.

Sobre el tema abundó el historiador Yonnier Torres, quien afirmó que una de estas "tendederas" abarca casi todo el territorio de la capital, con un pronóstico de 700 a 1.000 usuarios que solo necesitan un cable de red, un switch y una pequeña antena inalámbrica para integrarse.

De las personas conectadas, solo 20 por ciento son mujeres, generalmente tratadas con condescendencia por los hombres cuando se suman a los juegos, todos con contenidos bélicos y violentos.

Ellas usan personajes femeninos tradicionales como íconos de sus perfiles y nicknames, en muchos casos relacionados con la cultura del manga y el anime.

La agresividad de los juegos garantiza la competencia típica de la masculinidad hegemónica, y se usan descalificadores entre hombres y chistes homofóbicos, refirió Torres.

A su juicio, la indagación demuestra la necesidad de revisar a fondo las prácticas comunicativas de las nuevas generaciones, en las que se conservan patrones desiguales entre mujeres y hombres.

La RIAM, en tanto, mantiene una activa participación en las páginas y perfiles de Facebook y Twitter, práctica en la cual sus integrantes escogen selectivamente a sus amigos y monitorean constantemente comentarios o contenidos compartidos y etiquetados. Además, emplea mecanismos cercanos a las y los jóvenes para divulgar campañas contra la violencia de género.

"Tratamos que todas las personas vinculadas a nuestras acciones, sobre todo artistas y deportistas de la Campaña Únete contra la violencia hacia las mujeres y las niñas, del Sistema de Naciones Unidas, se creen perfiles de Facebook y puedan multiplicar nuestros mensajes", explicó Muñoz.

En su opinión, se deben promover nuevas miradas a las redes sociales para democratizar la información, pero no se puede olvidar el impacto del activismo desde el contacto humano.

Durante la Jornada expusieron sus experiencias en la divulgación de campañas contra la violencia machista los equipos de fútbol masculino y femenino vinculados a la RIAM en la capital, sus colaboradores en varias provincias y la cantante Rochy Ameneiro, líder del proyecto Todas Contracorriente.

También se analizó el papel de la cooperación internacional en la articulación de los grupos que, de manera espontánea o institucional, trabajan estos temas, y se proyectaron materiales audiovisual.

Fuente: Adital

No hay comentarios :

Publicar un comentario