04 noviembre 2013

Reflexiones sobre la Asamblea General 2013 de la ONU hacia la Agenda de Desarrollo Posterior a 2015

El 68o. Periodo de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas concluyó con un renovado compromiso hacia las metas contra la pobreza y el acuerdo de adoptar nuevos objetivos de desarrollo en 2015.

Por Alejandra Scampini

Defensoras de los derechos de las mujeres, junto a diversas organizaciones de la sociedad civil, participaron críticamente en los debates exhortando a una transformación estructural que ponga los derechos humanos y la sostenibilidad en el centro de la nueva agenda del desarrollo.

El 68o. Periodo de Sesiones de la Asamblea General (AG) de las Naciones Unidas (ONU) que tuvo lugar en Nueva York del 23 al 27 de septiembre de 2013 fue el primer proceso internacional intergubernamental relacionado con la Agenda de Desarrollo posterior a 2015 y su finalidad fue establecer el proceso formal para que los gobiernos se involucren en las negociaciones sobre la nueva agenda del desarrollo, que hasta la fecha han sido lideradas por la ONU.

El periodo de sesiones brindó la oportunidad de aprender sobre la Agenda de Desarrollo posterior a 2015 y cómo la aceleración de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) se entrecruza con el desarrollo en curso del Grupo de Trabajo de Composición Abierta sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que fue el resultado clave de Río+20—la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible. La Carta presentada por los Copresidentes del Grupo de Trabajo de Composición Abierta ofreció una visión general del progreso del Grupo desde marzo de 2013. El Grupo está todavía en etapa de educación y consultas. Esta fase concluirá en febrero de 2014, y en marzo de 2014 iniciará la redacción de un informe que será presentado a la AG en su periodo de sesiones en septiembre de 2014. Éste será un proceso crítico y se ha centrado en la necesidad de poner al centro la erradicación de la pobreza y de que sea central para una propuesta sobre objetivos de desarrollo sostenible. Este Grupo continúa teniendo el reto de pensar en objetivos que sean adecuados para toda la gente, sirvan a todos los propósitos y se construyan de abajo hacia arriba.[1]

Dos eventos se destacaron: la reunión del Foro Político de Alto Nivel (FPAN) sobre el Desarrollo Sostenible[2] y el Evento Especial hacia el Cumplimiento de los ODM. AWID trabajó con la Coalición de Mujeres Post-2015 (Post 2015 Women’s Coalition, WC) y el Grupo Principal de Mujeres (Women’s Major Group, WMG) a fin de usar estos espacios para compartir análisis, diagnósticos y propuestas feministas sobre del desarrollo sostenible con agencias de la ONU, gobiernos, donantes, la sociedad civil y otras partes interesadas pertinentes. Como parte de la WC y del WMG, AWID insistió en que cualquier nueva agenda del desarrollo debe sustentarse en los principios fundamentales de los derechos humanos.

Participación de la sociedad civil

Hubo algunas oportunidades para que activistas por los derechos de las mujeres y los derechos humanos se reunieran, idearan estrategias y pusieran en primer plano las voces de la gente. La Campaña por los Objetivos del Pueblo para el Desarrollo Sostenible, el Foro de Asia-Pacífico sobre Mujeres, Ley y Desarrollo (APWLD), el Centro para el Liderazgo Global de las Mujeres (CWGL), la Fundación IBON y AWID organizaron una Asamblea General del Pueblo que se llevó a cabo en un parque público el 21 de septiembre. La Asamblea resaltó el llamado a favor de los derechos humanos y la justicia en el desarrollo, además de destacar las voces de activistas de base, incluyendo a feministas, trabajadoras/es de la industria indumentaria y sindicalistas del Sur Global.

El WMG y la Fundación Friedrich Ebert organizaron un evento llamado “Fortaleciendo la Justicia de Género y los Derechos Humanos para Lograr el Desarrollo Sostenible”, el cual reunió a activistas por los derechos de las mujeres provenientes de diversas partes del mundo a fin de que compartieran sus perspectivas y recomendaciones para una Agenda de Desarrollo posterior a 2015. Las expositoras, principalmente del Sur Global, compartieron análisis y recomendaciones clave para una agenda de desarrollo sostenible después de 2015. La sociedad civil, fundaciones y organizaciones filantrópicas también convocaron durante la AG a un evento paralelo[3] cuyo objetivo fue hablar sobre la rendición de cuentas, la innovación y cómo las organizaciones pueden trabajar juntas para tener un mayor impacto. El evento brindó la oportunidad de que la sociedad civil expresara algunas de sus preocupaciones respecto a la comunidad de donantes. Una reunión de estrategias organizada por la Fuerza de Trabajo Feminista y la Comunidad Internacional Bahaí en colaboración con la WC para hacer una evaluación concienzuda de la AG, que incluyó la participación de representantes del Servicio de Enlace de las Naciones Unidas con las Organizaciones no Gubernamentales (ONU SENG) y de ONU Mujeres, fue un momento importante para reunir a gobiernos con el fin de que escucharan a la sociedad civil.

Mucha retórica pero poca acción

Aunque los grupos de mujeres utilizaron cada oportunidad para poner sobre la mesa sus demandas y críticas,[4] todavía hay mucho que hacer para abordar los asuntos estructurales y sistémicos que brindarán la base de un marco de desarrollo inclusivo, transformador y sostenible. Los debates continúan centrándose en el crecimiento económico, midiendo los progresos mediante el uso de indicadores inapropiados, y están dándose principalmente entre gobiernos y el sector privado, con serias limitaciones a la entrada de la sociedad civil en los debates oficiales y una falta de mecanismos claros y transparentes para asegurar intervenciones y una participación significativa de la sociedad civil.

En consultas durante la AG hubo mucha retórica respecto a promover una agenda transformadora, incluso sobre la centralidad de la igualdad de género en la nueva agenda del desarrollo. Sin embargo, una mirada más profunda a las intervenciones de los gobiernos en el Documento Final[5] del Evento Especial hacia el Cumplimiento de los ODM indica que las referencias a la transformación y al género son sólo ‘del diente al labio’, con poco en cuanto a estrategias para implementación.

Reacciones de grupos por los derechos de las mujeres

El Documento Final apunta al deseo de algunos gobiernos de avanzar en los ODM y brinda la oportunidad de identificar el apoyo gubernamental a las demandas de organizaciones de la sociedad civil (OSC). No obstante, activistas y organizaciones por los derechos de las mujeres—incluyendo a AWID e integrantes del WMG—resaltan seis preocupaciones principales:

  • El Documento de Resultados no refleja una fuerte afirmación de los derechos humanos de las mujeres y un objetivo independiente relacionado con la igualdad de género, ni la igualdad de género como un asunto transversal en la Agenda de Desarrollo posterior a 2015.
  • El Documento sólo incluye ‘referencias de paso’ respecto a la aplicación de un marco de derechos humanos a la nueva agenda del desarrollo y es necesario que sea más ambicioso. Cualquier nuevo paradigma global del desarrollo debe basarse en los derechos, ser holístico, inclusivo, justo, equitativo, tener justicia de género, centrarse en las personas y ser universal.
  • Se necesita una articulación mucho más coherente y fuerte entre la aceleración de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), la evolución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y otros procesos multilaterales tales como la próxima Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo, las sesiones especiales sobre las áreas prioritarias de la Asamblea General del Pueblo, el Comité Intergubernamental de Expertos en Financiación para el Desarrollo Sostenible, el G8, el G20, etc.
  • La falta de mecanismos concretos y recursos destinados a la implementación—tanto para acelerar el logro de los ODM como para los procesos de la Agenda de Desarrollo posterior a 2015 y los ODS—continúa siendo una gran preocupación.
  • Es importante seguir pugnando por procesos intergubernamentales significativos, inclusivos y transparentes que incluyan en todas las etapas a la sociedad civil y los movimientos feministas.
  • Se requiere urgentemente un impulso final para lograr los ODM, particularmente los Objetivos 3 y 5 centrados en la igualdad de género, los derechos sexuales y reproductivos y los derechos humanos de las mujeres.

Puntos de entrada para que defensoras de los derechos de las mujeres influyan en esta agenda

Una clara observación planteada por grupos de mujeres fue la reducción del espacio para activistas y organizaciones por los derechos de las mujeres en ámbitos como éstos, así como las dificultades para ‘entrar’. Las defensoras de los derechos de las mujeres tienen que ser más visibles en las diferentes áreas temáticas de las negociaciones dentro de la ONU. Es importante continuar abogando con ONU Mujeres y ONU SENG, a la vez de trabajar con otras agencias de la ONU. Y es crucial que los grupos de mujeres desarrollen estrategias a fin de fortalecer su capacidad política para influir en estos procesos más allá de dar seguimiento a lo que ocurre en la ONU.

Una de las áreas clave que está cobrando forma es el Comité Intergubernamental de Expertos en Financiación para el Desarrollo Sostenible, donde se discutirán asuntos sobre el financiamiento del desarrollo. Su primera sesión tuvo lugar a finales de agosto de 2013 y la segunda sesión se realizará en diciembre de 2013. Sin embargo, hasta el momento éste ha sido un espacio muy cerrado (sólo de 30 integrantes) para la mayoría de gobiernos y aún no hay mecanismos para la participación de las OSC. Ello da lugar a preguntas sobre los mecanismos de rendición de cuentas establecidos para asegurar que se cumplan las promesas hechas en Río+20.

El Grupo de Trabajo de Composición Abierta sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible es otro punto de entrada clave para promoción y defensa, con las sesiones que se realizarán en noviembre y diciembre.

Los debates y negociaciones sobre la Agenda de Desarrollo posterior a 2015 tendrán lugar hasta el siguiente periodo de sesiones de la AG en septiembre de 2014. Aun así, debe articularse de mejor manera la claridad acerca de cómo los diferentes procesos—FPAN, ODS y post ODM—encajan unos con otros. El FPAN se reunirá en diciembre y los debates sobre la agenda posterior a 2015 pasarán a una segunda fase a nivel regional y nacional.

Para grupos feministas y por los derechos de las mujeres, estos procesos también deberían ser vinculados a la conmemoración del vigésimo aniversario de conferencias clave de la ONU sobre las mujeres, donde los derechos de las mujeres fueron claramente articulados y promovidos, incluyendo Viena+20, Cairo+20 y Beijing+20 y la Conferencia Internacional de Seguimiento sobre la Financiación para el Desarrollo. Será importante comprender cómo todas éstas encajan unas con otras, en vez de cómo compiten entre sí, y planificar acciones de incidencia efectivas y focalizadas, asegurando al mismo tiempo que las mujeres participen significativamente en la adopción de decisiones.

Viendo al futuro

Es esencial que el marco de la Agenda de Desarrollo posterior a 2015 sea capaz de cerrar la brecha entre una agenda medioambiental y una del desarrollo poniendo los derechos humanos en el centro de los objetivos del desarrollo.

Próximamente se llevarán a cabo varias conferencias de examen fundamentales y es importante seguir pugnando para interconectar y aglutinar todas estas agendas en el marco posterior a 2015. El examen de Beijing+20 será clave para que activistas por los derechos de las mujeres presionen por una mayor implementación a nivel nacional, regional y global, como también que se conecten los compromisos inconclusos de Beijing a la agenda posterior a 2015.

Es necesario hacer un mapeo de Estados Miembros y bloques regionales que puedan ser aliados potenciales de las demandas de las mujeres y esto implica hablar con nuevos grupos y actores que están en el centro de los procesos para adopción de decisiones. También es esencial continuar buscando medios alternativos para promoción, defensa y participación, utilizando más eficazmente los medios de comunicación y llevando a primer plano las voces de activistas de base que en gran medida aún están excluidas de los procesos de negociación.

Notas:

[1] Carta de fecha 19 de julio de 2013 dirigida al Presidente de la Asamblea General por los Copresidentes del Grupo de Trabajo de Composición Abierta de la Asamblea General sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (A/67/941), 23 de julio de 2013.
[2] Este grupo reemplazó a la antigua Comisión sobre el Desarrollo Sostenible.
[3] Organizado por la Fundación Ford, el Centro Europeo de Fundaciones, la Fundación Rockefeller, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Iniciativas Mundiales de Apoyo a Donantes (WINGS) y la Red Global de Fundaciones (netFWD) trabajando por el Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).
[4] Ver, por ejemplo, el análisis a fondo de AWID presentado al informe del Grupo de Alto Nivel de Personas Eminentes y nuestra respuesta al informe del Secretario General de la ONU(disponibles en inglés). Ver también el informe preparado por el Servicio de Enlace de las Naciones Unidas con las Organizaciones no Gubernamentales (ONU SENG) como resultado de consultas regionales a la sociedad civil (disponible en inglés). Muchas personas delegadas consideraron que el informe y las discusiones subsiguientes fueron esenciales y éste es un recurso clave de promoción y defensa para las OSC a futuro.
[5] Asamblea General de las Naciones Unidas, Documento final del acto especial de seguimiento de la labor realizada para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio (A/68/L.4), 1 de octubre de 2013.

Más información:



Fuente: AWID

No hay comentarios :

Publicar un comentario