15 diciembre 2013

Las jóvenes, cada vez más agredidas en AL: Rire

Por Anaiz Zamora Márquez

En América Latina (AL) no existen políticas públicas de atención y prevención de la violencia de género que consideren a las mujeres víctimas de este flagelo como sujetas activas en la construcción de su nuevo proyecto de vida, y que les permitan empoderarse para lograr su autonomía.

En ello coincidieron Flor María Díaz Chalarca, presidenta del Comité de Expertas en Violencia de la Organización de Estados Americanos (OEA), y Blanca Pacheco, coordinadora técnica de la Casa María Amor de Ecuador, al participar en el primer ciclo de conferencias web de la Red Interamericana de Refugios, Casas de Acogida, Albergues y Centros (Rire).

Al participar en la conferencia “Derechos Humanos, violencia e inseguridad contra las mujeres”, Díaz Chalarca reconoció que en algunos países se ha avanzado en el posicionamiento público de la violencia de género como una problemática que vulnera las garantías fundamentales de la población femenina, pero aún está el reto de garantizar el acceso a la justicia y de reivindicar su papel en la construcción de una vida libre de violencia.

Así como de crear y adecuar los protocolos de protección a las latinoamericanas que están en riesgo inminente de padecer una agresión a su integridad, su vida o la de sus hijas e hijos.

Lo anterior porque pese a los avances, el panorama de violencia de género que se vive en AL aún está lejos de erradicarse y se ha identificado que afecta cada vez más a mujeres jóvenes.

Blanca Pacheco dijo que Casa María Amor atendió en 2013 a mujeres jóvenes de entre 16 y 23 años de edad, lo que contrasta con el rango de edad promedio que presentaban las ecuatorianas atendidas en 2012, quienes se ubicaban entre los 18 y 25 años.

Sostuvo que son mujeres que llegan a las casas de acogida en situaciones extremas de violencia, cuando la vida de ellas o de sus hijas o hijos está en riesgo, y cuando todas las políticas de prevención “han fallado”.

“Lamentablemente aún vivimos en un contexto social que señala a las mujeres, principalmente a las madres jóvenes, que la violencia de pareja es normal, y que por sus hijas o hijos se deben aguantar y tolerar estas prácticas”, lo que coloca también a su descendencia ante circunstancias altamente peligrosas, puntualizó.

Dio a conocer que casi en la totalidad de los casos que ha atendido la casa de acogida, las y los menores de edad que acompañan a las mujeres reportan incidentes de violencia sexual por algún miembro de su familia o por alguien que vivía con ellos.

Esta violencia también se refleja en las cifras de casos de feminicidio que las organizaciones civiles han logrado identificar como tales.

De acuerdo con la especialista, durante este año se registraron 24 casos de feminicidio en Ecuador, la mitad de ellos sólo en Cuenca (ciudad ubicada al centro sur del país sudamericano).

Dentro de ese contexto, señaló que en Ecuador recién se ha comenzado a visualizar la violencia contra las mujeres como una problemática específica, toda vez que en 2011 por primera vez se levantó una encuesta sobre violencia de género, que a decir de Pacheco, arrojó datos sobre una alta incidencia de violencia física, emocional y psicológica, pero principalmente sexual en la mayoría de las relaciones de pareja.

Fuente: CIMAC

No hay comentarios :

Publicar un comentario