23 diciembre 2013

México: Procesan por homicidio a joven que se defendió de su violador

Por Paris Martínez

Luego de que el juzgado 68 de lo penal dictara ayer, 17 de diciembre, auto de formal prisión contra la joven Yakiri Rubí Rubio –detenida el 9 de diciembre tras quitarle la vida a un hombre que, afirma ella, la estaba violando–, el procurador de Justicia del DF, Rodolfo Ríos, defendió la decisión de presentar cargos por homicidio calificado en contra de la muchacha ya que, destacó, la dependencia a su cargo no cuenta con elementos para confirmar que, efectivamente, ella actuó en legítima defensa mientras era víctima de un ataque sexual.

Pero esto es así, explicó la abogada Ana Katiria Suárez Castro, defensora legal de Yakiri, “no por la falta de indicios que prueben que esta violación sí sucedió, sino, en realidad, porque la Procuraduría capitalina no ha realizado ninguna diligencia pericial para obtener dichas evidencias, aún cuando han pasado 10 días desde que ocurrieron los acotencimientos.”

De hecho, el mismo procurador capitalino explicó ayer que la evidencia en la que se basó para descartar la violación de Yakiri no es ningún indicio científico, sino únicamente la declaración de un empleado del hotel Alcázar –donde ella afirma que fue atacada–, el cual señaló que la joven ingresó a dicho establecimiento de manera “voluntaria”.

Esta declaración, subrayó la abogada Suárez Castro, tuvo más valor probatorio para la Procuraduría y para el Juzgado 68 que el mismo examen ginecológico practicado por médicos legistas a Yakiri, “el cual señala que sí hay indicios de violación, aunque de manera inexplicable también señala que dichos indicios no son concluyentes; entonces, en vez de hacer un examen pericial completo (que permitiera determinar, sin posibilidad de duda, si este ataque sexual se dio o no se dio), lo cual es imprescindible para definir si Yakiri actuó en legítima defensa, la autoridad arbitrariamente decidió que las afirmaciones de ella son falsas, así, sin más.”

Paradójicamente, abundó la abogada, las pruebas periciales que se realizarían para determinar si Yakiri fue víctima de violación se agendaron para este martes 17 de diciembre, empalmándose con la audiencia en la que se definiría su situación jurídica, por lo cual, la autoridad decidió suspender la realización de dicha evaluación médica y, por lo tanto, el Juzgado determinó iniciar un proceso por homicidio calificado, sin tomar en cuenta el contexto de violencia sexual en el que se dio el deceso de quien la joven señala como su atacante.

Asimismo, insistió la defensora, como oficialmente la Procuraduría capitalina no ha realizado un peritaje concluyente en torno a la denuncia de violación, Yakiri tampoco ha recibido ningún tipo de asistencia preventiva y, aún cuando han pasado 10 días desde que ella afirmó haber sido violada, hasta la fecha no se ha cumplido el protocolo que obliga a la autoridad a suministrar anticonceptivos y antirretrovirales a toda mujer que reporte haber sido víctima de un ataque sexual, además de que tampoco ha sido asistida psicológicamente.

Y por eso mismo, hasta la fecha la PGJDF no ha abierto ninguna investigación formal por los presuntos delitos de secuestro, violación, tortura e intento de asesinato cometidos en contra de la joven.

Cartas marcadas

Para sustentar la acusación por homicidio en contra de Yakiri, el procurador Rodolfo Ríos Garza señaló ayer que también se cuenta con dos cartas sentimentales encontradas dentro del bolso de la joven, firmadas por una persona llamada “Miguel Ángel”, mismo nombre del occiso, lo cual, a ojos de la PGJDF, es una evidencia de que Yakiri sostenía una relación íntima con el sujeto al que le quitó la vida.

Sin embargo, aclaró la abogada Suárez Castro, el verdadero autor de dichas cartas es un joven efectivamente llamado Miguel Ángel, homónimo del occiso, quien desde hace tiempo pretendía sentimentalmente a Yakiri, quien ya se presentó ante el Juzgado para aclarar que dichos textos son de su puño y letra –y no del occiso–, para lo cual realizó distintos escritos ante los ojos del juez, probando que su caligrafía es la misma que la de las misivas.

Pese a ello, añadió la defensora, estas evidencias tampoco fueron tomadas en cuenta al momento de determinar la situación legal de Yakiri, debido a que, aún cuando el juez solicitó a la PGJDF que enviara las cartas encontradas en el bolso de la joven, para poder cotejarlas con la caligrafía del testigo que reclamó su autoría, tales evidencias no llegaron a tiempo al Juzgado.

Además, en contra de la hipótesis de que la joven sostenía un vínculo sentimental con el hoy occiso, ante el juzgado se presentó también a rendir testimonio la verdadera pareja de Yakiri, una muchacha con la cual mantiene una relación.

Sin embargo, pese a tales indicios en favor de la joven, ayer se decidió que Yakiri Rubí Rubio deberá enfrentar juicio en prisión, por el probable delito de homicidio calificado, determinación que, adelantó su abogada, será impugnada en las próximas 72 horas.

Feminicidio

Yakiri Rubí, destacó la abogada Suárez Castro, no sólo fue secuestrada, violada y torturada por dos sujetos –ambos hermanos, uno de los cuales murió durante el ataque y el otro sigue libre–, sino que, además, fue víctima de feminicidio en grado de tentativa, “ya que todas estas acciones representaron un atentado contra su vida, y se dieron en un contexto de violencia de género, y si ella no fue asesinada en ese momento fue porque, un instante antes de que la mataran, ella logró empujar la mano del agresor, quien se clavó en el cuello el cuchillo con el que la estaba torturando”.

La abogada insistió en que, tal como afirma Yakiri, ambos sujetos la abordaron al salir del Metro Doctores el pasado 9 de diciembre, alrededor de las 20:00 horas, luego de que ella se dirigiera de su trabajo hacia esta zona de la ciudad, donde se encontraría con su novia.

Según la denuncia de Yakiri, Miguel Ángel y Luis Omar Ramírez Anaya comenzaron a seguirla a bordo de una motoneta, acosándola verbalmente, hasta que la alcanzaron y, tras sujetarla por el cuello y amagarla con un cuchillo, la obligaron a subir en el vehículo, teniendo a un atacante delante y al otro detrás.

A bordo de esa motoneta, Yakiri afirma haber sido trasladada hasta el hotel Alcázar, también de la colonia Doctores, a donde fue obligada a ingresar, aún amenazada con el cuchillo, y sin que el encargado del hotel hiciera nada, mas que saludar a los agresores.

Ya dentro del hotel, la joven afirma que fue obligada a entrar a una habitación, donde la cubrieron con una toalla y, así amordazada, fue golpeada por los dos sujetos, quienes luego le arrancaron la ropa y la violaron por turnos.

Según el testimonio de la joven, el primero en atacarla sexualmente fue Luis Omar, quien al concluir abandonó el hotel, dejándola en manos de su hermano, Miguel Ángel, quien le realizó distintos cortes con un cuchillo mientras la violaba, momento en que ella intentó defenderse, tomando entre sus manos el filo de la daga, para alejarlo de sí, forcejeando con el agresor, lo que finalmente ocasionó que éste se clavara su propio cuchillo en el cuello.

Viéndose herido, este sujeto –que supera en peso, talla y estatura a Yakiri– huyó del hotel, a bordo de su motoneta, y logró llegar a su domicilio, ubicado a medio kilómetro del hotel Alcázar, donde finalmente murió desangrado.

Cabe destacar que en el bolso de Yakiri fueron encontrados una navaja para cortar papel tipo cúter y un cuchillo romo para cortar fruta, los cuales fueron presentados por la PGJDF como las armas homicidas. Sin embargo, remató la defensa, el cúter no tiene rastros de sangre que evidencien que fue usado por Yakiri en contra del occiso, y el cuchillo romo, sin filo, aún se encontraba en su empaque original, porque era nuevo y ni siquiera había sido extraído de su funda plástica, “y esto es así porque, en realidad, ninguno de estos dos objetos fue usado por Yakiri para defenderse: lo que usó fue el puñal que estaba empleando el agresor para torturarla y que, hasta la fecha, la Procuraduría no ha recuperado del hotel Alcázar, el cual sigue operando como si nada hubiera pasado.”

Epílogo: la cárcel

En esta semana que ha transcurrido desde que Yakiri fue consignada a la cárcel femenil de Santa Marta, ya ha sido atacada en dos ocasiones por una interna que afirma ser amiga de los hermanos Ramírez Anaya, tal como denunciaron los familiares de la joven.

En el primer caso, informaron, Yakiri fue golpeada por esta interna, dejándola con un amplio moretón en la mejilla, y en el segundo, al no poderse consumar la agresión física, por la presencia de personal de custodia, la atacante optó por espetar distintas amenazas de muerte en contra de esta joven que, en Tepito, de donde es originaria, es reconocida como una destacada promotora cultural y defensora de los derechos de las mujeres.

Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) inicia queja

La CDHDF informó que ya inició una queja de oficio por el cargo de homicidio y ya alista la apelación al auto de formal prisión que le fue dictado a la joven.

Fuente: Animal Político

2 comentarios :

  1. Es común que el Juez 68o. Penal Santiago Avila Negrón condene a cárcel a mujeres inocentes, en el exp.96/2013, que está sin sustento ordena privar de libertad a Ema Gabriela Molina Canto,expediente que carece de las pruebas y del sustento para encarcelarla, empezando porque Ema Gabriela, vive y tiene su domicilio en Mérida, Yuc. y el Juez 68o. ordena notificar a Ema de la denuncia en un domicilio inventado en el D.F. y luego ordena privarla de su libertad enviando gente a detenerla a Mérida.
    Ahora el Juez 68o.penal encarcela a Yakiri, sin tener las pruebas que afirmen su culpabilidad. Yakiri, ahora es víctima de 3 sujetos, de los 2 que la secuestraron y la metieron al hotel para violarla y de el Juez 68o penal.también es importante que así como del Juez 68o. que encarcela a Yakiri cuando es la víctima y al mismo tienpo está rptegiendo Juez 68o. al otro sujeto que participó en la violación a Yakiri.
    DOS MUJERES QUE SON VICTIMAS, SON CONDENADAS POR EL MISMO JUEZ 68o. ¿CASUALIDAD? o simplemente CORRUPCION DE UN JUEZ MISOGINO Y MACHISTA

    ResponderEliminar
  2. Dos mujeres que son víctimas, condenadas por el mismo Juez 68o. penal, Yakiri, víctima de violación, Ema Gabriela Molina Canto, víctima de un exp.fabricado 96/2013 y avalado ilegalmente por el mismo Juez 68o.penal, ordena notificar a Ema Gabriela a un domicilio inventado en Distrito Federal, cuando Ema vive y tiene su domiclio en Mérida. Claro que para detenerla manda a agentes a Mérida, Yuc. La incógnita es ¿QUIEN CASTIGARA A EL JUEZ 68o. PENAL POR ORDENAR ENCARCELAR A MUJERES INOCENTES?¿QUIEN LAS LIBERARA DE TENER SOBRE ELLAS LA CARCEL, CUANDO SON REALMENTE LAS VÍCTIMAS?

    ResponderEliminar