28 enero 2014

¿Derechos o derechas?

Por Ti Mujer - Angela Escribano
Ángela Escribano
Ángela Escribano Martínez*

Hace muchos años, decidí actuar en contra de lo que para mí eran las injusticias, me afilie a un sindicato de clase siendo muy joven, apenas con 15 años, y me revelé contra aquella realidad que como un mandato divino se me imponían en mi condición de persona de la clase trabajadora. Era la época de la lucha obrera, después de morir el dictador, teníamos la posibilidad de construir una nueva ciudadanía, una vida con derechos intocables, derechos que proporcionaban a las personas una vida más digna.

A quienes nunca tuvieron nada, les era, y les es, difícil conseguir los derechos que les son por naturaleza. Solo tras la lucha llega la conquista, por eso la historia de la clase trabajadora es una historia de lucha continua. Cualquier derecho, cualquiera, ha sido conseguido a cambio de huelgas, de represión, de despidos, de lucha, y estos derechos fueron, y han sido, conseguidos siempre participando organizadamente bajo las siglas de los sindicatos y partidos llamados “progresistas de izquierdas”.

Conquistamos en los primeros años de la democracia derechos que otros países ya hacía tiempo que los disfrutaban. En España, primero se tuvo que acabar con la dictadura que mataba y encarcelaba por el solo motivo de nombrarlos. Esa fue la maldita causa de que su consecución fuese más tardía que en resto de Europa. Causa tras la que se encontraba muy a gusto la derechona que sustentaba a aquel régimen fascista.

La Historia nos enseña que si ha habido grandes conquistas sociales siempre ha sido porque la izquierda había llegado al gobierno o había presionado con éxito a los gobiernos conservadores, derechos laborales, estado de bienestar, reparto de la riqueza, la libertad en las relaciones de pareja etc… Y muchas conquistas que aún están por llegar y que hoy se encuentran en plena reivindicación llegarán con la mando de gobiernos de izquierdas o no llegarán.

Recuerdo algunos de los éxitos, de estas conquistas -me emociono al recordarlo-. Creíamos (ilusamente) que como ya eran nuestros, eran inamovibles, Uno de los últimos, la Ley de plazos, la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo que permite a las mujeres decidir sobre su voluntad de querer o no ser madres y cuándo serlo. Obviamente, llegó de la mano de un gobierno socialista. Aún retengo en mi retina los abrazos de las diputadas y de los diputados cuando el Congreso aprobó esa ley. Abrazos de alegría por la conquista que suponía para nosotras, las mujeres, tener un derecho que la Constitución se negó a consagrar explícitamente en su texto, y, dejarnos así sin la posibilidad de un derecho fundamental.

Hoy, tres años después y después de que el PP, el mismo que ahora gobierna, siendo oposición recurriera ante el Tribunal Constitucional aquella ley, como recurrieron otras que recogen muchos derechos de ciudadanía, hoy, como decía, este derecho logrado tras la lucha y las reivindicaciones del movimiento feminista, está en peligro, está en peligro el derecho (a la libertad de decidir –de ese derecho, del de la libertad, nace el acto de decidir, si no hay libertad no es posible decidir) a decidir de las mujeres, libertad para poder determinar si realiza una acción o la contraria: intentar se madre o no, llevar a delante un proceso de gestación o renunciar e él, etc.. No voy a repetir lo que durante estas semanas estamos leyendo a favor de esta ley, esta ley de plazos, personas expertas explican cómo no hay ninguna necesidad de tocarla. Una ley, que sobre todo, devolvía a las mujeres un derecho fundamental de la libertad, su derecho a a elegir ser o no ser madre.

Yo muchas veces me hago esta reflexión ¿Por qué la derecha, la derecha política, con su alidada la iglesia roba, entierra, destruye, aquellos derechos que creíamos conseguidos e incorporados a nuestro estatus de ciudadanía? Sin embargo, ni la derecha, ni la iglesia, se manifiestan en contra de las desigualdades, ni legislan contra la pobreza, el hambre, la violencia etc…

¡Qué ingenua!, pensaba que habíamos conquistado derechos, derechos intocables, derechos que nos devolvían la dignidad, que nos hacía mas equitativas a todas las personas; pensaba que lo habíamos consolidado. Hoy vemos…como se descompone este estado social conseguido a base del luchas y de la solidaridad; hoy, de nuevo, la derecha roba derechos ante la lucha de una sociedad que se revela, esperando que de nuevo una nueva lucha de clases recupere lo que nunca la derecha debió tocar.

* La autora es profesora de la Escuela de ciudadanía en femenino María Moliner; Máster en políticas de igualdad y violencia de género y Militante feminista, afiliada al CCOO-PV y al PSPV-PSOE.

Fuente: Ameco Press

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada