26 enero 2014

Editorial completo del New York Times ’El alarmante debate sobre el aborto en España’

El Partido Popular de España, de signo conservador y dirigido por el primer ministro Mariano Rajoy, está impulsando una ley que restringiría gravemente los derechos reproductivos, hasta el punto de que muchas mujeres se verían forzadas a viajar al extranjero para poder abortar o embarcarse en procedimientos ilegales y arriesgados. La ley permitiría el aborto sólo en caso de violación o grave riesgo para la vida de la madre, algo que determinarían dos profesionales médicos independientes. Las menores que quisieran abortar necesitarían del permiso de sus padres. Las anomalías fetales ya no serían una razón de peso para terminar con el embarazo. Si la ley se aprueba, España se convertirá en el primer país de la Unión Europea en retroceder el camino recorrido durante décadas hacia un aborto seguro y legal.

Afortunadamente, la ley se está encontrando con una firme resistencia en el Parlamento español. Las protestas han estallado en distintas ciudades de toda España. El Partido Socialista, bajo cuyo mandato se aprobó una ley que liberalizaba el acceso al aborto en 2010, está fuertemente en contra. Hasta algunos miembros del Partido Popular se han rebelado: el líder de la formación en la región de Extremadura, José Antonio Monago, está presionando para que se modifique.

El debate se ha extendido más allá de España. Alberto Ruiz-Gallardón, el principal arquitecto de la ley y ministro de Justicia del país, ha jurado llevar su cruzada contra el aborto al Parlamento Europeo para acabar con "el mito de la superioridad moral de la izquierda". El expresidente del Frente Nacional francés de ultraderecha, Jean-Marie Le Pen, ha aclamado la ley española. Ambos partidos están luchando por ganar escaños en las elecciones de mayo al Parlamento Europeo, lo que garantiza que el problema tendrá una importancia central.

Los partidos de izquierda del Parlamento Europeo ya han sumado fuerzas para rechazar las restricciones de la reforma española. El presidente del comité comunitario por los derechos de la mujer y la igualdad de género, Mikael Gustafsson, ha condenado la retrógrada ley. El Parlamento puede hacer aún más para proteger a las mujeres españolas, y de toda Europa, intentando aprobar una y otra vez un informe que se rechazó en diciembre y que consideraría el derecho de una mujer a abortar un derecho humano fundamental.

Fuente: Ameco Press

No hay comentarios :

Publicar un comentario