28 enero 2014

“En El Salvador nos condenan a 40 años solo por abortar”

Por Manel Ros

Morena Herrera es del Colectivo Feminista para el Desarrollo Local y Presidenta de la Agrupación Ciudadana por la despenalización del aborto terapéutico, ético y eugenésico en El Salvador. Hablamos con ella sobre el derecho al aborto en América Latina.

¿Cómo está el derecho de la mujer a abortar en America Latina?

En América Latina tres países tienen legislación que permite el aborto (Uruguay, Puerto Rico y Cuba) y el Distrito Federal de México, que también está permitido hasta las doce semanas. En once países, el aborto está permitido en diferentes circunstancias relacionadas con riesgo de salud, de vida, por razones psicológicas, cuando es el resultado de una violación y se trata de un embarazo forzado y cuando se han detectado anomalías congénitas incompatibles con la vida extrauterina. En dos de estos países el aborto se permite únicamente cuando existe riesgo de vida para la mujer.

En cinco países (Chile, Nicaragua, Honduras, República Dominicana y El Salvador) el aborto está prohibido y penalizado totalmente. En el caso de El Salvador las mujeres son criminalizadas, perseguidas y procesadas penalmente. Mujeres que han acudido a hospitales públicos con hemorragias después de un aborto espontáneo o por complicaciones, y han sido ubicadas rápidamente como sospechosas de aborto, las denuncian y acusan y de allí salen directamente a la cárcel. Las terminan condenando a 30, 35 y 40 años de cárcel. La mayoría de mujeres son jóvenes, viven en situación de pobreza, tienen un bajo nivel educativo y, por lo general, no pueden pagar una defensa eficaz.

¿Qué luchas se están dando en estos momentos sobre este tema allí?

Estamos haciendo una lucha en diferentes sentidos. Dando a conocer la situación y, sobre todo, las consecuencias negativas que tiene esta legislación. Esto lo hacemos con otras organizaciones de mujeres, con estudiantes de universidades y centros educativos, con asociaciones profesionales del sector de la salud y la justicia. También informamos a la población.

Además defendemos a mujeres acusadas, procesadas y condenadas por aborto y por complicaciones obstétricas. Identificamos alternativas para presentar recursos de revisión de sentencia o refuerzo de la defensa en caso que aún no hayan sido condenadas. Ya hemos sacado de la cárcel a varias mujeres desde que en 2009 sacáramos a la primera. Hacemos conciencia en médicos y personal de hospitales públicos para que respeten el secreto profesional ante sus pacientes, que les defiendan y no les denuncien.

Apoyamos a mujeres como Beatriz, a quien por razones de salud y embarazo anencefálico (sin calota cerebral, no tenía posibilidades de vivir fuera del útero) le recomendaron desde un equipo médico la interrupción de su embarazo. Ella lo pidió y nosotras apoyamos su petición. Los médicos no le hicieron el procedimiento de interrupción debido a que temían ser procesados penalmente. Le apoyamos presentando diferentes peticiones a la Comisión y a la Corte Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de los Estados Americanos.
También desarrollamos estrategias de información, educación, sensibilización para la prevención de embarazo adolescente con jóvenes, docentes y familias de centros educativos, promoviendo la educación sexual. A nivel internacional presentamos diferentes informes que defienden derechos humanos, así como demandas al estado de El Salvador por violación de derechos humanos contra mujeres concretas como Beatriz.

Fuente: En lucha

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada