04 enero 2014

Nueva Ley de aborto ¿Qué va a cambiar?

OMS advierte: aumentará la mortalidad materna
La norma más restrictiva desde que toda interrupción fuese delito, con el franquismo

La nueva Ley "de Protección de la Vida del Concebido" ha priorizado los derechos del feto sobre los de la madre, negando a la mujer la decisión de interrumpir su embarazo dentro de un periodo dado, salvo caso de violación.

Anular la voluntad de la madre: un retroceso legal de 30 años.

El Consejo de Ministros acaba de aprobar la que han llamado Ley de Protección de la Vida del Concebido y los Derechos de la embarazada. El nuevo nombre dice mucho de su intención (la actual se llamaba de salud reproductiva e interrupción voluntaria del embarazo). Se han priorizado los derechos del feto y se ha acabado con el derecho de la madre a interrumpir su embarazo dentro de un periodo inicial. La norma acaba con el método de los plazos adoptado en 2010, vigente en casi toda la Unión Europea. Se va a volver al método de los supuestos, es decir, a la ley de 1985.

El Ministro de Justicia, Alberto Gallardón, resumió contundentemente el punto fundamental de la ley: "no podemos hacer depender la vida del ’nascituru’ de la voluntad de la mujer". Es decir, el aborto deja de ser un derecho. Según advertencia de la OMS esto “provocará más mortalidad materna", o podría resultar en la obligación de parir decenas de miles de partos no deseados. Buena noticia para las compañías de vuelos, va a volver esa moda setentera de viajar a Londres para quitarse pesos de encima. Quien pueda costeárselo, claro. Para millones de familias en paro, lo que veremos será quizá reaparecer el método "del perejil" o el "de la percha", tan empleados durante la dictadura.

Aclaremos cuáles son los principales cambios que introduce esta nueva ley del Partido Popular:

1- Decidir si continuar o interrumpir, ya no es un derecho.

  • Antes, si se te rompía un preservativo y quedabas embarazada, tenías 14 semanas para informarte y tomar una decisión serena.
  • Ahora, como mujer ya no podrás tomar la decisión, salvo que te hayan violado. El aborto ha dejado de ser un derecho. Ya no hay plazos, sólo supuestos. Se retira la posibilidad de decidir abortar incluso en caso de malformación fetal grave (ver punto 3).

2- Tienes 17 años, pero tu padre decidirá si debes ser madre o abortar.

  • Antes, una menor que no tuviera buena relación con su padre, podía decidir no seguir adelante con su embarazo ella misma. También al revés: podría decidir tenerlo.
  • Ahora, necesitará lograr el consentimiento del padre, o en todo caso de un juez, que podrían obligarle a tener el hijo o bien impedirle que lo tenga y obligarle a abortar contra su voluntad.

3- Podrías tener que parir un feto con anomalías graves, incluso “incompatibles con la vida”.

  • Antes, si el feto sufría malformaciones graves se podía interrumpir su desarrollo hasta la semana 22.
  • Ahora, incluso en caso de malformación incompatible con la vida, la mujer tendrá que demostrar ante un psiquiatra la existencia de riesgo de daño psicológico “importante y duradero” para su salud. Si no consiguiera el informe correspondiente, deberá parir un hijo inviable o bien recurrir al aborto clandestino o extranjero, lejos de su familia. Ella sola no puede tomar decisiones.

4- El parto será obligatorio a partir de cinco meses y medio.

  • Antes esta situación era inconcebible, como no lo es en países incluso tan católicos y conservadores como Polonia o Italia.
  • Ahora, a partir de los cinco meses y medio de gestación, incluso en el caso de riesgo para la vida de la madre, se sustituye el aborto por el “parto inducido”. Está demostrado que esto provoca un daño psicológico enorme para las madres.

5- Información verbal en vez de escrita

  • Antes, se debía informar a la embarazada por escrito sobre sus derechos, alternativas al aborto y ayudas.
  • Ahora, bastará una charla con el médico. El resultado dependerá por tanto del profesional con que te encuentres. Tras la conversación, estarás obligada a un periodo de reflexión que se ha ampliado en más de un 100%, quedando en 7 días.

6- El médico puede negarse.

  • Antes, no era legal que los médicos se negasen a ofrecer servicios de salud pública reconocidos, que constituyen un derecho. Como tampoco es legal que un profesor de instituto se niegue a exigir asistencia o a enseñar la evolución de las especies, por ejemplo.
  • Ahora, se autoriza a los médicos de la sanidad pública a negarse a interrumpir un embarazo por motivos de fe. Esto no sería demasiado problema, de no ser por la existencia conocida de casos en que los médicos niegan en la sanidad pública servicios que después realizan (cobrando) en la privada, bien por afán de lucro, bien para evitar discutir con su equipo.

Adenda: la respuesta social.

Obviamente, además de advertencias desde la OMS y otras instituciones internacionales como el Gobierno de Francia, esta situación ha generado protestas por parte de la ciudadanía. La respuesta oficial ha sido la cada vez más habitual represión desmesurada contra las personas que se han manifestado, como muestra este vídeo publicado por el Huffington Post:



Fuente: El Observador

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada