04 marzo 2014

¿Apología de la prostitución en los medios?

Por Drina Ergueta

"Aquí no hacemos apología de la prostitución", así comienza la publicación, además de afirmar que hace un trabajo periodístico en el que sólo se "reflejan los hechos". No en vano lo advierte, ya que de apología es de lo primero que le acusa Consuelo Barea, médica psicoterapeuta y experta en violencia de género.

Junto a Barea, Sylviane Dahan, vocal de Mujeres y Derechos Civiles de la FAVB (Federación de Asociaciones de Vecinas y Vecinos de Barcelona), se refiere a los daños que la prostitución en la mujer que la ejerce, muy alejados de la versión superficial llena de glamour que ofrece la publicación, y coinciden en que no es casual que surjan publicaciones de este tipo en los medios.


Si bien la publicación tiene un formato de reportaje, no cubre el amplio espacio negro de la prostitución, no habla de la trata, la relación con las drogas, la violencia social e institucional contra la puta, la negación de derechos, la marginación y los problemas de salud, entre otros.


Dos modelos

En otras oportunidades las Prostitutas Indignadas han señalado que existen dos modelos en que las prostitutas ejercen como tales - en situación de explotación y de manera autónoma - y que ellas centran su movimiento hacia la consecución de sus derechos y en rechazo al acoso policial e institucional y a la victimización.

Así como los diversos colectivos que agrupan a prostitutas suelen hacer incidencia en la defensa de sus derechos, en los sectores feministas no hay consenso. Algunas rechazan por completo la prostitución, como máximo ejemplo de la dominación patriarcal, otras afirman que en tanto no haya explotación por parte de terceros, una mujer puede prostituirse por decisión y beneficio propio.

"En algunos debates públicos se tiende a contraponer como dos posturas opuestas, pero igualmente respetables. La concepción como libre y como forzada; sin embargo, los expertos dicen que las cifras que hay detrás no tienen nada que ver, siendo mayoritaria la prostitución forzada. Una minoría no representativa no puede determinar una línea legislativa de un país", afirma Barea.

No es casualidad

Dentro de poco se realizará el Mobil World Congress 2014, una de las citas feriales que generan un gran incremento en la demanda de prostitutas. Para Barea "no es casual que se publique una noticia de este tipo", ya que las organizaciones de empresarios de locales de alterné, como Anela, promueven "muchas acciones mediáticas que intentan influir en la opinión pública hacia una regularización y legalización de esta actividad".

"El artículo en cuestión me parece una banalización de la realidad de la prostitución, particularmente engañosa y peligrosa para muchas jóvenes y mujeres que viven momentos de penuria económica, mientras que la prostitución está gestionada y explotada por importantes redes de proxenetismo y por toda la industria del sexo, el artículo abunda en el mito de la prostituta ’libre y feliz’, con el añadido de que ’debe gustarle el sexo", agrega Dahan.

En los medios las noticias sobre prostitución son constantes, donde el enfoque policial es el más común, aunque también aparece noticias como cuando en Valencia se inició y luego desestimó un proceso contra personas que también ofrecían clases de prostitución. Hace poco tuvo repercusión que un grupo de prostitutas creara una cooperativa para atender sus necesidades y protegerse.

No hay glamour

"Ninguna mujer sale indemne de la prostitución, ni siquiera en esa versión glamourosa que pretende vendernos el artículo, ahí también hay violencia, destrucción de la autoestima, inseguridad, adicción...", dice Dahan.

"El principio filosófico de libre disposición del propio cuerpo, por sí solo no puede justificar la prostitución", agrega Barea.

Una sociedad democrática debería velar por el derecho de las mujeres a no ser prostituidas, el mantenimiento de esta vieja institución patrialcal, que constituye la prostitución, hoy devenida una industria globalizada, nos aleja de los ideales de igualdad y de la emancipación los que siempre ha luchado el feminismo, añade Dahan.

La trata es fundamentalmente femenina y con fines de explotación sexual, ocupa uno de los tres primeros lugares del movimiento económico mundial.

Parada en la esquina

En el libro Ninguna mujer nace para puta, la prostituta y ex dirigente de Asociación de Mujeres Argentinas por los Derechos Humanos que aglutina a mujeres en situación de prostitución, Sonia Sánchez (co autora con la feminista boliviana María Galindo), desde su realidad y su visión, escribe lo siguiente:

"Es una mentira más. Para mí, la postura del ’orgullo de puta’ no es una salida, es un corsé que te sostiene parada ahí en la esquina... para comenzar, para hablar del supuesto orgullo utilizan el término de ’trabajadoras sexuales’, que es un maquillaje. ¿Por qué la necesidad de ese maquillaje, acaso no es otra forma más de huir de esa palabra que nos inculpa i humilla?".

"Explicar la ambigüedad en la que te colocas frente a la humillación, para hacerla tolerable y recibirla pasivamente todos los días y de todos los lados. Todos tienen en poder de humillarte, todos se colocan en esa relación: el derecho a humillar a la puta es universal".

"Me gustaría hablar sobre la mentira que te permite construir una realidad paralela... En el momento que sales de tu casa no dices ’voy a prostituirme’, dices ’voy a trabajar’... hablas de que ’haces de psicóloga’ y es otra forma de mentirte, porque la relación de poder nunca sale de las manos del cliente, él maneja la situación".

"Te mientes cuando te haces a la idea de que vos te estás levantando al prostituyente, cuando es él el que tiene el poder de elegir... te mientes cuando dices que estarás un tiempo corto en la prostitución... te mientes cuando dices que vos pones el precio... la edad determina el precio y también el hambre".

Fuente: Ameco Press

1 comentario :

  1. ¿Qué hacemos? ¿Escuchamos lo que dice las putas o nos creamos una realidad paralela que se ajuste a nuestros prejuicios?

    ResponderEliminar