26 abril 2014

América Latina no logra reducir a la mitad las muertes maternas

Por Angélica Jocelyn Soto Espinosa

En algunos países de América Latina (AL) y el Caribe las cifras de muerte materna (MM) superan los 100 fallecimientos de mujeres por cada 100 mil nacidos vivos, reportó el Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres (Cladem).

A 20 años de los acuerdos de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (CIPD), para garantizar el pleno ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos, las cifras de MM en algunos países de la región aumentaron, mientras que en otros se mantuvieron igual y en el resto la disminución fue mínima, indicó Cladem en su balance del cumplimiento en 13 países del Programa de Acción de El Cairo.

Con base en este informe que recoge datos de instrumentos internacionales y sistemas de registro nacionales, la organización señaló que las cifras de MM en AL y el Caribe están muy lejos de reducir a la mitad el flagelo de la mortalidad materna.

En promedio en 1995 se registraron 120 decesos por cada 100 mil nacidos vivos, y en 2010 la reducción de la MM apenas llegó a los 81 fallecimientos.

Con información de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Cladem reveló que Haití encabezó en 2010 la lista de MM con 350 defunciones por cada 100 mil nacidos vivos, le siguió la Guyana con 280 y luego Bolivia con 190.

Cabe destacar que existe una gran desigualdad económica y de desarrollo entre las naciones observadas, ya que los tres países con la Razón de Muerte Materna (RMM) más alta registran el menor Producto Interno Bruto (PIB) de AL; mientras que los países con la razón más baja (Puerto Rico, 20; Chile, 25; Uruguay, 29, y Costa Rica, 40) ostentan un nivel medio en su PIB.

De 2005 a 2010 la RMM logró descender en la mayoría de los países; pero en seis de ellos aumentó y en cuatro se mantuvo igual.

La mayor reducción de MM durante este lustro la presentó Haití al pasar de 410 fallecimientos en 2005 a 350 en 2010, mientras que el resto de los países presentaron una disminución en promedio menor a 10 muertes por cada 100 mil nacidos vivos.

En República Dominicana la cifra aumentó de 130 a 150 decesos; en Surinam pasó de 110 a 130; en Jamaica incrementó de 89 a 110; en Argentina subió de 69 a 77; en Cuba de 67 a 73, y en Barbados se elevó de 41 a 51 fallecimientos por cada 100 mil nacidos vivos.

Para la información de este balance Cladem retomó la comparación que la Cepal hizo de países de AL con España y Portugal, los cuales presentaron durante 2010 sólo seis y ocho fallecimientos por cada 100 mil nacidos vivos.

Cabe señalar que en España el aborto inducido está despenalizado, en tanto no entre en vigor una polémica iniciativa del gobernante Partido Popular que pretende restringir la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE).

Cladem denunció que las cifras de MM son muy controvertidas y variables de una fuente a otra, toda vez que existe un subregistro en las causas declaradas de defunción, y se estima que el aborto inducido en condiciones inseguras es la causa del 30 por ciento de las muertes maternas en toda la región.

En conclusión, dice el informe, las cifras revelan la baja calidad de los servicios de salud sexual y reproductiva, las consecuencias de la penalización del aborto, las dificultades de las mujeres pobres para acceder a los servicios sanitarios, y la mala atención a las mujeres en edad reproductiva.

Fuente: CIMAC

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada